ESTOY AQUÍ PARA GUIARTE Y AYUDARTE A QUE LO CONSIGAS

Terapia energetica y LNT

Terapia Energética y LNT

No sólo somos un cuerpo físico, sino también uno energético con vida propia. La terapia LNT® aporta a nuestro cuerpo energético, el equilibrio que necesita tanto a nivel físico como emocional cuando esta deformado por los traumas. Lo que más afecta a nuestra salud, es la cantidad y la fuerza de los traumas emocionales y kármicos que hemos vivido a lo largo de nuestra vida o que hemos heredado de nuestros padres (epigenética). Cada trauma, nos genera un bloqueo que atrapa energías. Esas energías bloqueadas, reprimidas y acumuladas buscan expresarse a través de enfermedades, conductas desordenadas, sufrimientos, cansancio, bucle de pensamiento,… que hace que poco a poco vayamos perdiendo la salud.

La LNT es una técnica energética y espiritual que trabaja desde el poder cuántico de la intención, que promueve poco a poco la mejoría del cuerpo físico, emocional y espiritual.

La terapia cuántica parte de la idea de que la realidad es una construcción mental humana individual y a su vez colectiva. Son nuestros pensamientos, creencias, experiencias y emociones las que definen las características de nuestras relaciones, nuestro trabajo y nuestra salud, entre otras. Este hecho implica que cualquier persona (si quiere) puede modificar su realidad al tomar conciencia de lo que pasa por su mente, pues se convierte en materia. Asimismo, sugiere que, por ende, el único responsable de la realidad personal es uno mismo, y que son nuestros patrones mentales y actitudes los que repercuten profundamente en todo lo que nos sucede.

Al considerar el bienestar y la armonía del ser humano como un reflejo de nuestros pensamientos, creencias, vivencias pasadas emociones y el entorno, la LNT permite poco a poco la reestructuración energética de los tres ejes principales (físico, emocional y espiritual), con el objetivo de aumentar la vibración de los mismos y que la energía fluya más libremente.

¿En qué consiste una sesión de LNT?

El paciente siempre estará arropado, cuidado y acompañado por la terapeuta, en un ambiente de seguridad sin interrupciones, igual que en todas mis terapias. En primer lugar hay una pequeña entrevista sobre que necesita el paciente. Luego, durante la sesión, pueden producirse algunas sensaciones de forma involuntaria. Se pueden notar diferentes sensaciones físicas internas (por ejemplo: sensación de calor o frío, sudor, bostezos, emociones,…) o externas. De hecho, en ocasiones se comparten las sensaciones entre terapeuta y la persona que recibe la terapia. Y algunas veces esas sensaciones son muy sutiles, casi inexistentes, pero no implica que la terapia no sea efectiva, pues cada persona lo siente a su manera.

¿Cuándo acudir?

No existe una norma o un problema específico que determine un momento concreto de cuándo ir a LNT. El hecho de que nos encontremos mal emocionalmente, que nuestra calidad de vida haya disminuido, que estemos agotados energéticamente y no sepamos por qué, son razones suficientes para consultar.

¿Qué consultar?

Algunas de las personas que han acudido a LNT, han solicitado ayuda para tratar varios aspectos asociados dolencias tales como migrañas, dolores corporales, estrés, ansiedad, insomnio, infertilidad, faltas de confianza en sí mismo, problema de relaciones, tristeza, complejos, miedo, fobias, creencia de falta de abundancia en cualquier ámbito de la vida, trabajo, amor, no merecimiento…

¡Necesito tu ayuda!